Noticias

Post-Brexit

0

8 Jan 2021

A partir de 1 de Enero de 2021 el Reino Unido es considerado un país tercero conllevando un impacto fiscal del que resaltamos lo siguiente:

Impuesto sobre la Renta de No Residentes:

La exención fiscal sobre dividendos e intereses pagados a residentes de la UE así como la exención sobre ganancias de capital mobiliario deja de ser aplicable a residentes en RU. Esto implica también el fin de la aplicación de la Directiva Comunitaria matriz-filial.

El diferimiento fiscal en caso de venta de la vivienda que fue habitual mientras residía en España reinvertida en una nueva vivienda habitual no es aplicable para residentes en RU.

Los residentes en RU no pueden deducirse gastos de los ingresos de arrendamiento y tributan por la renta bruta. El tipo impositivo aumenta de 19% a 24%.

Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas:

El diferimiento del «Exit Tax» no es aplicable a los que se trasladan al RU, y aquellos que aplicaron el diferimiento al trasladarse al RU antes de 2021 tendrán que pagar el Exit Tax ahora.

El periodo de 2 meses exigido para la recompra de acciones cotizadas vendidas con pérdidas para que esas pérdidas se puedan deducir se aumenta a 12 meses para las acciones cotizadas en el mercado británico.

El diferimiento fiscal de las fusiones, escisiones y canje de acciones no es aplicable si una de las sociedades es británica.

Impuesto sobre Patrimonio:

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones así como el Impuesto sobre el Patrimonio están completamente cedidos a las Comunidades autónomas en España. Los residentes de la UE pueden elegir la aplicación de la legislación más favorable entre la estatal o la de la región en la que se encuentre el bien español de mayor valor. Los Tribunales han extendido este derecho para el ISD a cualquiera con independencia de su residencia, ya sea en la UE o fuera, pero solo los residentes en la UE pueden optar para el IP. Los residentes en RU no pueden aplicar la legislación regional para el IP, solo la estatal.

Leave a Reply